Presentado el VIII Congreso Mundial de Pastoral de Turismo

  • Reunirá en octubre en Compostela a expertos de todo el mundo, a representantes del Vaticano y al patriarca latino de Jerusalén
  • Confluirán en la ciudad los tres grandes centros de cristiandad: Santiago, Roma y Jerusalén
  • La necesidad de repensar el turismo tras el covid y la guerra de Ucrania o hacer que sea más sostenible y respetuoso con la comunidad local, el patrimonio y la cultura, serán algunos de los temas a debate

Organizado por el Arzobispado de Santiago de Compostela, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y la Conferencia Episcopal Española, el VIII Congreso Mundial de Pastoral de Turismo reunirá en Compostela en el mes de octubre a destacados ponentes, entre ellos el patriarca latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, para abordar distintas cuestiones sobre Turismo y Peregrinación. Caminos de Esperanza, lema elegido para este año.

Así lo adelantaron hoy en la presentación del congreso, que tendrá lugar del 5 al 8 de octubre, Monseñor Julián Barrio, arzobispo de Santiago de Compostela; Monseñor Francisco José Prieto Fernández, obispo auxiliar de Santiago de Compostela, y Gustavo Riveiro D’Angelo, director del Departamento para la Pastoral del Turismo de la Conferencia Episcopal Española, que estuvieron acompañados en un acto celebrado en San Martín Pinario por la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro.

Para Monseñor Julián Barrio se trata de un evento “muy importante” por dos motivos fundamentales, ya que “el fenómeno del turismo puede ayudarnos a comprender al que viene de lejos porque nos ofrece la oportunidad de acoger, escuchar, dialogar y comprender”, y por otra parte, porque “la realidad de las peregrinaciones que viven nuestra archidiócesis tienen vocación de escuela eficaz para ofrecer al turismo los valores de humanidad, encuentro saludable y espiritualidad”.

“Viajar y conocer otras realidades diferentes de aquellas en las que uno desarrolla su vida es un derecho y un deseo inherente a la condición humana”, señaló el arzobispo en su intervención, recomendando no olvidar que “el peregrino es un viajero de lo sagrado y un transmisor del saber”.

Convencido de que “la movilidad humana exige dedicación y atención”, el arzobispo, para quien “el turismo es un hecho social cultural y económico con diferentes facetas” explicó que “la Iglesia, sabiendo que el hombre es el camino que tiene que recorrer, ha seguido pastoralmente este fenómeno que tiene sus luces y sus sombras. Este seguimiento por parte de la Iglesia tiene la finalidad de impregnar de sentido cristiano esta dimensión humana. Se habla con frecuencia de turismo religioso refiriéndose a las peregrinaciones. La Iglesia, fundada en la necesidad de acompañar y guiar, y convencida de que el turismo es un claro signo de los tiempos, así como un Areopagita moderno para la evangelización, ha ofrecido un significativo y continuo magisterio sobre la realidad del turismo”.

Monseñor recordó además que “San Juan Pablo II en el año 2000 propuso desarrollar la categoría de encuentro con uno mismo, con los demás y con Dios, en orden a construir una convivencia serena entre las personas y los pueblos”, y señaló que “el turismo es un modo de emplear el tiempo libre”.

“El VIII congreso socializará en esta ciudad”, afirmó, “consciente de las consecuencias positivas que podría tener religiosa, cultural, social y económicamente, y en el contexto de la celebración del Año Santo compostelano”.

El I Congreso Pastoral de Turismo se celebró en Roma en el año 1970, al igual que los tres siguientes, siendo Cancún la última ciudad en la que tuvo lugar un encuentro pastoral. Monseñor Barrio finalizó su intervención deseando que este congreso, “tenga todo el horizonte posible que deseamos que deba tener, no solo para el bien de nuestra ciudad, sino también de Galicia y de la Iglesia”.

Por su parte, Monseñor Francisco José Prieto Fernández, obispo auxiliar de Santiago de Compostela, habló de la “evidente y significativa magnitud” de este Congreso Mundial de Pastoral de Turismo que patrocina la Santa Sede, un proyecto que “arranca hace meses y que se celebrará en el contexto del Año Santo que estamos viviendo en esta prórroga”, en una ciudad “que es meta y destino de multitud de peregrinos que acuden a la tumba del Apóstol Santiago y de miles de turistas y visitantes de distintas partes del mundo”.

En este sentido, Santiago de Compostela se presenta “como ese espacio y esa ciudad que alberga por igual fe, historia, cultura y universalidad suficientes para acoger este congreso mundial”, que cuenta con apoyo institucional de la Xunta y “de otras instituciones que se irán sumando para un evento que va a ser muy significativo”.

Monseñor Prieto habló en su intervención de los tres grandes centros de la cristiandad, Santiago, Roma y Jerusalén, que confluirán en la capital gallega, tres ciudades que “saben lo que es recibir peregrinos, turismo y visitantes con diversa motivación”, y matizando que “este Congreso Pastoral de Turismo abarca más allá de la peregrinación”.

“No es un congreso solo dedicado a las peregrinaciones”, afirmó. “Hablar de Pastoral de Turismo es una realidad mucho más amplia y universal”, señalando que “1.300 millones de personas se desplazan para hacer turismo y 300 millones lo hacen por motivación religiosa”.

“Ello nos sitúa ante una pastoral de turismo que también es pastoral de evangelización, de encuentro, de la cultura, de la belleza, del necesario descanso y del tiempo libre”, recordando que “el turismo actual es un hecho social y económico de múltiples dimensiones y que puede implicar a las personas de muy diferentes maneras”, haciendo también referencia a las personas que participan en el turismo como “trabajadores, promotores y agentes, o simplemente como residentes en un lugar que es destino turístico”.

Además habló del carácter “mundial” del encuentro, con presencia europea “pero también con responsables y expertos del otro lado del Atlántico” y del momento en el que se celebra, un “momento clave para el sector turístico que está emergiendo de una situación crítica por los efectos de la pandemia, y donde solo en España se perdieron más de 600.000 puestos de trabajos de este sector”, dijo, recordando asimismo “que también lo hacemos en un clima incierto por la guerra de Ucrania, que continúa con todas sus consecuencias afectándonos mucho”.

El obispo auxiliar de Santiago también habló en su intervención de “la necesidad de repensar el turismo, bajo el aspecto pastoral pero también global”, indicando que esperan recibir “a más de 400 congresistas que podrán escuchar, participar, debatir y enriquecerse en una ciudad que es meta y turismo en una ciudad que sabe lo que es acoger a todo el que lo visita”.

El director del Departamento para la Pastoral de Turismo de la Confederación Episcopal Española, Gustavo Riveiro D’Angelo adelantó en su intervención parte del programa y de los ponentes ya confirmados que viajarán en octubre a Compostela.

Además del Patriarca Latino de Jerusalén, participarán en el congreso “3 cardenales, 6 obispos, 8 sacerdotes, 10 laicos, de los cuales 6 son mujeres, y algunos diplomáticos”, expertos todos ellos procedentes de distintas partes del mundo que analizarán el fenómeno del turismo “desde el punto de vista pastoral” y que repasarán los objetivos todavía pendientes que nacieron de la última reunión en Cancún, creando “marcos de reflexión sobre la acogida y la hospitalidad” y señalando que se trabajará “en la necesidad de construir una verdadera teología del descanso y del ocio”.

Precisamente uno de los retos que se plantean los organizadores es fijar con mayor exactitud la cadencia de estas reuniones y acortarla, de modo que a partir de ahora, “pasará a celebrarse cada tres años”, siendo la próxima reunión en la ciudad argentina de Mar del Plata.

Riveiro D’Angelo explicó que “es imposible abarcar todas las temáticas relacionadas con el turismo”, pero sí incidió en la “necesidad de repensar el turismo tras el covid y la guerra de Ucrania”, y avanzó algunos temas que se debatirán como el de la necesidad de hacer que el turismo “sea más sostenible y respetuoso con la comunidad local, el patrimonio y la cultura”.

Del mismo modo, también se abordará la elaboración de la teología del descanso, o el anti turismo a través de la trata de personas, la prostitución y las nuevas formas de esclavitud ligadas a esta situación, y se incluirá un bloque especial destinado a la peregrinación en el cristianismo y, de manera particular, a Santiago de Compostela como urbe acogedora de esta cita.

Entre los ponentes, además de los ya mencionados, estarán el cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Sagrada Congregación para las Iglesias Orientales, monseñor Bernardito Auza, nuncio apostólico en España, monseñor Rino Fisichiella, prefecto del Dicasterio para la promoción de la Nueva Evangelización, Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, José Domingo Ulloa, arzobispo primado de Panamá, Ciríaco Benavente, obispo responsable de la Pastoral de Turismo en la Conferencia Episcopal, y Gabriel Mestre, obispo de Mar de Plata.

Asimismo, también participará Maurizio Bravi, observador permanente de la Santa Sede para la Organización Mundial del Turismo; Horacio Hernández de la Torre, el director nacional de Pastoral del Turismo de la Conferencia Episcopal Mexicana, o Miguel López, director nacional de Pastoral de Turismo de la Conferencia Episcopal Portuguesa, entre otros.

Apoyo institucional

Acompañando a las autoridades eclesiásticas se encontraba ayer la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, visibilizando el apoyo institucional de la Xunta, que puso en valor “o Camiño de Santiago como evento dinamizador da demanda cultural e turística de Galicia”.

En su intervención, Castro habló del “traballo realizado dende a Xunta para este Ano Santo” apostando por el Camino “como motor de recuperación económica e espiritual para Galicia, investindo máis de 170 millóns de euros na mellora, acondicionamento e posta en marcha deste Ano Xacobeo dobre”.

Así mismo, la directora de Turismo de Galicia hizo hincapié en el récord de peregrinos que están llegando a Compostela desde el inicio de este Año Xacobeo, destacando que “o Camiño, unido a un amplo, diverso e único conxunto de recursos turísticos, converte a Galicia nun destino turístico seguro, acolledor e non masificado no que poderán encontrar propostas turísticas altamente especializadas, como turismo deportivo ou náutico, termalismo, turismo rural, enogastronómico, cultural e paisaxístico”.

Además, recordó los datos de un estudio realizado por la USC que concluía que “un peregrino gasta dous tercios máis que un turista” y mostró los esfuerzos realizados desde su departamento para lograr que “o peregrino que ven a abrazar ó Apóstolo Santiago tamén se sinta abrazado pola propia cidade”.

Archicompostela