Parroquia de guardia: Domaio y Cobres

El Monte Faro de Domaio domina las rías de Pontevedra y Vigo.
Su estratégica ubicación lo convierte en un importante centro de
telecomunicaciones del que saca mucho partido la ciudad de Vigo. En sus
faldas hay un dolmen (Mámoa de Chan dea Arquiña) con más de 5.000 años
de antigüedad. En las excavaciones se encontró un ajuar funerario
completo compuesto de diferentes útiles y herramientas de piedra y
fragmentos de cerámica. La vida y la naturaleza son imprescindibles para
un gallego. Pero siempre con un trascendente y perdurable vínculo a sus
difuntos. Hoy, con un sentido pascual de eternidad, las parroquias de
Domaio y Cobres junto a su párroco, Ángel Tabarés, se unen en oración
por los diocesanos. Su comunión es fuerza para la Iglesia.


Algunos signos de vida parroquial en tiempo de coronavirus:


– Celebración de la Misa diaria sin asistencia por parte del párroco,
encomendando a todos sus feligreses y pidiendo por los más afectados
del coronavirus. Se ha llevado adelante una iniciativa: una hora de
Adoración Eucarística a través del Facebook.


– Catequesis: se ha mantenido el contacto con los chavales de Primera
Comunión y Confirmación. Se han enviado los materiales diocesanos de
formación y oración para cada sesión. En un nivel más avanzado, el
párroco ha compartido unas reflexiones bíblicas en torno a la figura de
María para ayudar a vivir el mes de la Virgen.


– Solidaridad: el párroco colabora en el comedor de la Esperanza de
Vigo, organizado por las Hijas de la Caridad. En el Morrazo sigue
funcionando Cáritas.


– Durante todo el curso pastoral se llevan a cabo algunas actividades
con jóvenes (bajada del Miño en Canoa; peregrinación a Fátima; rutas de
senderismo, etc.).

pastoralsantiago.es

Foto: Miguel Castaño