Mons. Julián Barrio inaugura el Año Jubilar Mariano a Nosa Señora da Xunqueira en Cee

El arzobispo de Santiago de Compostela, mons. Julián Barrio, ha inaugurado este domingo 1 de mayo el Año Jubilar Mariano a Nosa Señora da Xunqueira en la Parroquia de Cee.

El acto comenzó en el atrio parroquial con la lectura del Decreto de Roma por parte del vicecanciller del Arzobispado, Manuel Jesús Formoso. Posteriormente mons. Julián Barrio realizó el rito de apertura de la puerta de la Iglesia de Cee golpeándola tres veces con un martillo ceremonial. En esta ocasión se trata de un martillo de roble adornado con plata y la medalla de la Virgen, realizados ambos por devotos del pueblo.

Una vez abierta, accedió primero el arzobispo y se formó la procesión que recorrió el interior del templo, hasta el altar, donde dio comienzo la Eucaristía, cantada por coral Costa da Morte de Cee, y a la que asistieron sacerdotes de la zona, el propio párroco de Cee, Desiré Kouakou, así como feligreses y autoridades civiles.

El programa de la jornada se completó con el concierto en el atrio de la iglesia de Cee que ofreció Rubén de Lis, reconocido músico católico, en el que introdujo una muestra de un tema que está componiendo dedicado precisamente al año jubilar de la Xunqueira.

Finalizado este concierto tuvo lugar el encendido de los campanarios de la Iglesia; los cuales iluminados en azul (color de María) señalarán el lugar de peregrinación durante todo el Año Jubilar Mariano, como suceden en la Torre del Reloj de la Catedral de Santiago obra del ceense Domingo Antonio de Andrade.

Los actos celebrados ayer son el punto de partida de un año con muchas citas que culminarán el próximo 2023 con la coronación de la patrona de Cee.

Año Jubilar Mariano

En el año 2022 se cumplirán 475 años de la primera mención documental de “Santa María de Xunqueira” (Visita Eclesiástica de 1547); la advocación mariana alrededor de la que crecería la Villa de Cee. Una advocación a la que se profesa una gran devoción en nuestra comarca y que es guardada en el corazón de muchos devotos que se encuentran en el extranjero. Cuenta la leyenda que un barco extranjero en medio de un temporal buscó el abrigo en nuestra ría y que pasado el mismo, sus marineros comprobaron como había «algo» que retenía a su embarcación impidiéndoles continuar su viaje. Entonces decidieron dejar en la “xunqueira” una imagen de una Virgen con el Niño que luego recogerían unos pescadores y que pasaría a llamarse “Virgen de la Xunqueira”.

La pérdida de la imagen primitiva y de la iglesia el 21 de abril de 1809 por las tropas francesas del mariscal Ney durante la Guerra de Independencia supone un duro golpe para esta villa. Estos tristes acontecimientos unieron aún más a sus vecinos y así, con el esfuerzo general de todos, además de los donativos especiales de algunos particulares y del gremio de pescadores, se pudo ir reconstruyendo poco a poco la iglesia. En el año 1812 se realiza en Santiago la nueva talla de la Virgen de la Xunqueira que es la que se venera actualmente.

Archicompostela