Boletín Nº 92

«El Ministerio sacerdotal no es un oficio o una obligación, sino un don»

«Hemos de vivir para Dios con los mismos sentimientos que tuvo Cristo, superando todo egoísmo calculador. Dios da todo al hombre en Cristo. Esta es la conciencia de Cristo cuando dice: “El que quiere a su padre o a su madre o a su hijo más que a mí…, el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí”. Este lenguaje es duro de oír y de vivir. El seguimiento de Cristo comporta renuncias y sacrificios: aceptar la cruz, y optar por los valores del evangelio por encima de intereses económicos o de lazos familiares, si queremos alcanzar la vida. Esto conlleva el riesgo de perder todo lo propio, incluso la propia vida por su causa, sin pretender recuperar cada mañana un poco de la entrega total que hemos hecho al Señor». (MONS. JULIÁN BARRIO BARRIO, de la Homilía en la Misa de Ordenación de tres presbíteros y un diácono, Catedral de Santiago de Compostela, 2-7-2017)

Boletín de la Delegación para el clero
del Arzobispado de Santiago de Compostela

Julio 2017– 

Descárgatelo en Pdf aquí