Familias Invencibles

Transmitir la fe a los hijos en una sociedad cada vez más hostil: una ayuda para padres y… abuelos

Familias Invencibles

En una sociedad secularizada y en algunos aspectos ya abiertamente anticristiana e hipersexualizada la transmisión de la fe a los hijos cobra si cabe una importancia aún mayor. Los niños necesitan las armas de la fe para el mundo al que se enfrentarán, pero los padres en muchas ocasiones no son conscientes de la importancia de transmitirlas o simplemente no saben cómo hacerlo.

Para ayudar en esta problemática tan urgente en este momento de la historia se ha publicado el libro Transmite la fe a tus hijos (o nietos), de la editorial Biblioteca Online, donde se ofrecen claves para “educar hoy hijos cristianos”.

El libro ha sido preparado por el sacerdote Pedro de la Herrán, autor de numerosos textos de Enseñanza religiosa y Catequesis; por Pedro Chiesa, también sacerdote y profesor de Derecho de Familia; y por Gloria Galán, madre de familia, experta en catequesis y profesora de Religión.

De este modo, los autores explican que este libro se dirige principalmente a padres de familia jóvenes que desean acompañar a sus hijos durante la infancia (de 0 a 12 años) para ayudarles a vivir y a desarrollar la fe que recibieron en el Bautismo.

Además, insisten en que parten del convencimiento de que la primera comunidad educadora de la fe es la familia, y, en particular, la familia cristiana. Si los padres de familia cristianos no acompañan a sus hijos desde pequeños, con el ejemplo y la doctrina católica, en el crecimiento y fortalecimiento de la fe y de las vivencias cristianas, el futuro de esos hijos está casi asegurado: no serán fermento cristiano de la sociedad, sino que la sociedad con sus “valores laicistas” los engullirá vorazmente.

De hecho, no es un libro de apologética que tenga como fin convencer a padres no creyentes sino más bien los autores intentan llamar lo que ellos consideran un vacío de la “pedagogía cristiana familiar”.

La presión del ambiente social es tan fuerte que muchos padres de familia que se consideran cristianos necesitan conocer modos prácticos para transmitir a sus hijos la fe y la vida cristiana, de un modo adecuado a su desarrollo personal, psicológico y moral durante el largo y fundamental  período de la infancia. Una vez más se puede aplicar aquí, según los autores, el principio de que “nadie da lo que no tiene”.

El principal interés de este libro está en desarrollar una importante vertiente de la formación cristiana en la familia que se ha desarrollado muy poco en las últimas décadas. Hay abundante bibliografía de educación y orientación familiar y son numerosas las editoriales que cultivan estos temas. Sin embargo, afirman los autores, no es fácil encontrar un libro que oriente a los padres de familia a la hora de formar hijos cristianos en el propio hogar. Quizás porque durante mucho tiempo los padres de familia han confiado la formación cristiana de sus hijos, desde que son pequeños, a instituciones como un colegio confesional o la parroquia para la catequesis sacramental.

Por otra parte, hace unas décadas la vida de fe estaba bastante más arraigada en la vida familiar. Pero aquellos eran otros tiempos. Se respiraba la fe cristiana en el ambiente y el aprendizaje de la fe resultaba un proceso natural muy simple.  Hoy se precisa en este campo más determinación, convicciones firmes, y conocer un poco más de pedagogía para poder transmitir a los hijos valores y virtudes cristianos que están totalmente ausentes en el ambiente social, pero que son absolutamente necesarios para unos padres de familia que desean que sus hijos crezcan conociendo y viviendo a conciencia el Evangelio de Jesucristo.

Pero el libro no pretende quedarse únicamente con los padres, sino que está también dirigido a sacerdotes, párrocos, catequistas y laicos que trabajan con niños o matrimonios jóvenes. E incluso las numerosas ilustraciones del texto pretenden que también pueda ser compartido con los menores.

En el prólogo, monseñor Mario Iceta, recientemente nombrado arzobispo de Burgos y hasta ahora obispo de Bilbao, indica que “la fe crece, se afianza y profundiza cuando se testimonia y se transmite. El contexto de amor propio de la familia constituye el ethos adecuado para este testimonio de fe de los padres y de toda la familia ante los hijos”.

“En este contexto vivencial –agrega Iceta- acontece la presencia de Cristo y la familia se constituye verdaderamente como Iglesia doméstica, alimentada por el amor, la Palabra de Dios, la oración y la caridad, donde todos crecemos como hijos e hijas de Dios y hermanos en Cristo”.

Por ello, considera que este libro con su “lenguaje sencillo y claro, la presentación amable y atractiva y principalmente la calidad de su contenido contribuirá notablemente a ayudar a los padres, y como dice el título, también a los abuelos, a que el tesoro de la fe, con la gracia de Dios, prenda con fuerza en el corazón de las generaciones más jóvenes”.

ReligiónenLibertad